El Rey Dragón Ueshiba



Amenomurakumokukisamuhararyuo es una obra del pintor Joyo. Como ferviente admirador de O-Sensei deseaba tener la ocasión de realizar un retrato. O-Sensei respondió a su petición diciéndole:

 "Amenomurakumokukisamuhararyuo es mi divinidad protectora. A mi muerte me uniré a él.

Por lo tanto es mi retrato en el mundo de las almas que has de realizar."

Joyo rezó a los dioses hasta que la inspiración se le manifestó en forma de un dragón divino.

Cuando la obra estuvo terminada bajo el fuego de la inspiración sagrada, el Fundador experimentó una alegría profunda al ver ese dragón.

"¡Soy yo, realmente soy yo!", exclamó.

El Fundador continúa viviendo bajo esa forma, que es la más viva expresión de su imagen.

Este gran kakemono se honra especialmente una vez cada doce años, cuando se celebra el año nuevo del año del Dragón.

Según una carta del Maestro Shirata Rinjiro.


Extraído de: Aikido, Etiqueta y Transmisión de Nobuyoshi Tamura Sensei