BASTON CORTO “JO”

Japón cuna del bastón “Bo”

En la tierra del sol naciente se han encontrado unos bastones de piedra a tierras remotas los que hoy se les denomina con el apodo de lshi-jo. La utilidad de estos bastones debió ser mas para la labranza que para golpear a un enemigo, ya que su exagerado peso no se podía comparar con la ligereza de una bien afilada espada de un Bushi (guerrero).

Aunque el Ishi-jo no fuera utilizado para combatir por su excesivo peso podía caber la posibilidad de que fuera un bastón de entrenamiento, el aikidoka Fujasawa utilizaba un bastón de hierro para obtener fuerza y habilidad. No existe ningún registro de que hubieran estilos sistematizados, ya fuere del Bo o del Jo, hasta el siglo VI D.C.

Mientras que del bastón corto Jo no existen datos de una posible influencia China, del Bo o bastón largo se puede afirmar que si recibió influencia desde China, ya que el bastón Chino “Paan” y el “Bo” japonés guardan una estrecha relación en cuanto a su longitud y peso,  y lo más importante es que a ambos se les denomina con el mismo ideograma, que en pronunciación japonesa es “Bo” y en pronunciación Chino-Cantonesa es “Paan”.

La leyenda sostiene que hacia el año 800 D.C. vivía un joven llamado “Yeung Ng Long” quien era un gran experto en el manejo de la lanza.

Un día decidió dedicarse a la vida ascética y se convirtió en un monje del monasterio Shao-Lin-Chi. Una vez aceptado, el continuó practicando con su lanza pero los monjes superiores le dijeron que un monje no podía manejar la lanza ya que era un arma de guerrero hecha para matar.  El problema estaba en la punta metálica de la lanza. Debido a que Yeung Ng Long necesitaba moverse y practicar, arranco la punta metálica de su lanza y la convirtió en un bastón largo con el que poco a poco fue desarrollando nuevas técnicas. Debido a que el arma ya no era metálica ya era utilizada por los guerreros Chinos, el bastón causó un gran impacto entre los monjes y fue utilizado como “Bordón”  en sus viajes, y como método de autodefensa ante posibles ataques.

Después de la destrucción del monasterio Shao-Lin las técnicas del bastón al igual que las técnicas de mano desnuda se extendieron por toda China. Pronto creció la fama del bastón de China y llego hasta tal punto, que la literatura China en el siglo XVI, colocó en las manos de Tai-Shing el Rey Mono un bastón para luchar contra los demonios que querían capturar al monje Tan en su peregrinación al Oeste. Con el paso de los años, ser un maestro en el arte del bastón era sinónimo de ser un gran artista marcial.
Los monjes Chinos en su afán de expandir el Budismo, fueron los que al llegar a Japón influenciarían a los monjes guerreros japoneses “So-Jei” en el arte del bastón.

Hacia el período Kamakura (1147-1408) en pleno poder Shogun, ya existían técnicas de Bastón bien organizadas, pero esta arma no tenía un puesto de importancia en el Bu-jutsu japonés, el principal problema de su falta de expansión se debía a que no era un arte de categoría como pudiera ser el “Ken-jutsu” (Arte de la espada), el Ba-jutsu (Arte de montar a caballo), el “Kyu-jutsu” (Arte de tiro con arco), o cualquier otro estilo militar que eran considerados como superiores fundamentales, o de aprendizaje obligatorio para el Bushi o protector de los señores Feudales, en el período “Muromachi” (1392-1573) serían llamados “Samurai”.

No era posible en un principio, que el bastón tuviese la misma importancia que la espada “Ken” (Arma de metales extraordinarios forjada en fundiciones casi míticas y utilizadas por los Bushi, hombres de leyenda) que el sencillo, barato y humilde bastón capaz de ser adquirido por cualquier miembro de las clases sociales bajas.

La gran escuela Shindo Muso-Ryu

Después de la llegada de los monjes Chinos a Japón con el bastón, después de la expansión de dicha arma por los monjes guerreros japoneses “So-Jei”, la tercera fase del desarrollo del bastón en el “país del sol naciente”, vendría con el gran maestro Izasa Lenao (1397-1488), fundador de la escuela Katori-Ryu.
Izasa Lenao desarrollo su propio método de manejo del “Bo”, adaptándolo para combatir contra armas del  ”Bugei”, además de dar su visión propia al “Bo”. Izasa todavía fue más lejos y lo masificó en sus características físicas logrando un nuevo bastón llamado “Roku-Shaku-Bo”, que según el artista marcial y escritor Donn F. Draeger mediría aproximadamente unos seis pies. La madera utilizada para este nuevo bastón fue la de roble, y todo ello contribuyó a que este bastón en las manos de un Bushi entrenado, y en ausencia de su espada le permitiera realizar verdaderas proezas. Con el desarrollo del bastón la escuela de Izasa dio sus propias innovaciones técnicas en cuanto al manejo, a todas las armas que por aquellos días se manejaban en Japón.

Cuando la escuela Katory-Ryu ya gozaba de una gran reputación vivía en Japón un artista marcial llamado Muso Gonnosuke, quien fascinado por el arte del bastón, estudió el método del Bo-jutsu (Arte del Bo) de aquella escuela, así como todas las otras armas que en ella se enseñaban.
 Una vez dominó todas las armas, especialmente el Bo, Muso marchó a estudiar la escuela Kashima-Ryu y después de estudiar aquel método, combinó todas las enseñanzas que había recibido convirtiéndose así en un experto de gran renombre.

Muso marchó a Edo y participó en muchos combates contra espadachines (Ken-shi) y contra otros expertos de diversas armas. De sus multiples combates, nunca recibió una derrota hasta que enfrentó al gran Bushi y Kenshi “Miyamoto Musashi” que lo vencería.


Aquel día fue muy penoso para Muso. Pasaron muchos días, los sauces reverdecieron y recobraron su color en primavera, el sol brilló de nuevo con todo su esplendor, y de nuevo sopló el viento de otoño, y Muso con una sola derrota en su vida buscaba nuevas técnicas para vencer a Miyamoto.
Aunque su búsqueda era incesante sin descanso, fracasaba continuamente en sus intentos de encontrar nuevos métodos que le sirvieran para vencer a su mayor enemigo. Amargado por su constante frustación, decidió recluirse en la alto del monte Homán. En aquel lugar Muso llevaría la vida de ayuno y gran disciplina. Según explica la tradición y a través de la guía divina, Muso recibió un mensaje que decía “ser conocedor de los puntos vitales con un leño”.

Este mensaje indujo a Muso a que diseñara un arma más corta, de pequeño diámetro del más duro roble blanco que pudo encontrar y llamó a su nueva y ligera arma “Jo”.

Gonnosuke entrenó con toda la dureza posible, y creó cinco series de técnicas básicas secretas que fueron la base de su sistema o arte del palo “Jo-jutsu”.

El interpretó el mensaje divino los puntos vitales del adversario. Debido a su corta longitud, el “Jo-jutsu” le permitiría el combate cerrado, más cerca de su oponente, faceta que con el Bo, no le era posible por su mayor longitud.

Muso Gonnosuke llamó a su nuevo arte el método de Jo-jutsu de la escuela “Shindo Muso-Ryu”.
Cuando Muso fue un buen experto de su propio arte, se encontró de nuevo con el gran Kenshi “Miyamoto Musashi” y según cuentan las crónicas, Muso vencería a Miyamoto, al igual que este hiciera una vez, le perdonó la vida. La cuenta estaba saldada.

El arte del Jo, el “Jo-jutsu” se expandió por todo el Japón y se desarrollaron múlti´ples estilos o variantes, siempre dependientes del arte de la espada (Ken-jutsu). Esta íntima relación proviene de que el Jo era un arma que había surgido precisamente para vencer la espada de Miyamoto Musashi y a causa de que en verdad era posible vencer a un espadachín con el Jo, ambos artes, el del Jo y el de la espada Ken, han perdurado hasta nuestros días en armonía.

El principal motivo que empujó la difusión del Jo fue que con este se podía combatir golpeando (a zonas vitales) para vencer al oponente sin que este sufriera daño, mientras que con las armas metálicas se golpeara donde se golpeara la muerte era casi segura.

El arte del “Jo” en el siglo XX

Hacia el año 1924 se formaron en Japón varios comités de grandes maestros para crear un métpdp de combate, especial para la policía. Los maestros eran expertos en Ken-jutsu, en el Ken-do, en el Iai-do y en el Goshin-jutsu o métodos de defensa personal obtenido del Ju-do y del Ju-jutsu. Del estudio de estos maestros surgió un método policial de defensa personal que sería la base del nuevo método que veintitrés años después sería llamado “Taiho-jutsu”.

En el año 1927, y ante una comisión de la Fuerza de Policía Japonesa, los expertos de Bu-jutsu, “Shimizu Takaji” y “Takayama Kenichi” dieron una exhibición de las técnicas del Jo-jutsu. La comisión había sido formada para crear un método de combate mano a mano con arma blanca ya que la policía japonesa necesitaba renovar su antiguo sistema de defensa con armas.

La exhibición de los dos expertos fue tan impresionante que los oficiales japoneses decidieron adoptar muchas de las técnicas del Jo-jutsu para los programas de entrenamiento de sus hombres. Debido a que este entrenamiento policial necesitaba una constante supervisión, fue llamado a Tokyo, para que fuera a convertirse en el instructor de Jo-jutsu de la policía el gran maestro “Shimizu Takaji” quien era el vigesimoquinto maestro en jefe de la escuela Shindo Muso-Ryu (fundada por Gonnosuke) y que también sería el instructor de Jo-jutsu en el Kodokan del maestro Jigoro Kano.

Bajo la dirección técnica de Shimizu, fue creada una Unidad Especial de Policía “Tokubetsu Keibitai”, en la que todos sus componentes eran expertos en el uso del Jo. El arte del Jo, adaptado a las necesidades de la policía, fue llamado “Kei-jo jutsu” o “Arte del bastón  Jo de la policía”.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas “SCAP” (Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas) establecieron una prohibición por la cual el pueblo japonés no podía practicar las Artes Marciales, pero a la policía se le permitió la creación de un método de defensa personal para sus necesidades.

El nuevo comité formado por el experto en Ken-do, “Saimura Goro”, el judoka “Kagaoka Sinichi”, el ya conocido “Shimizu Takaji”, “Otsuwa Hidenori” el fundador del Karate “Wado-Ryu” y del “Hoshin Wado-Ryu Ju-jutsu”, y “Horiguchi Tsuneo” un experto en pistola.

En este comité surgiría un método llamado “Taiho-jutsu” hacia el año 1947, este estilo estaba formado por las diferentes técnicas del ya tradicional “Ken-jutsu”, “Ju-jutsu”, y “Jo-jutsu”. También fueron seleccionadas técnicas de estilos modernos como el “Karate-jutsu” el “Ken-do” y el “Ju-do”. El boxeo occidental o ingles también sería profundamente estudiado.

 A parte del entreno policial con el “Kei-jo”, el JO, al igual que otros métodos de bastón de otras naciones, permaneció en secreto y hacia el año 1955, y cuando ya hacía algún tiempo que las prohibiciones de la SCAP habían terminado, apareció al publico bajo la forma del “Jo-do”.

El ideograma de “justu” había cambiado por el de “Do”, por lo que el “Arte del bastón Jo” (Jo-jutsu), se convertiría en la “Vía espiritual del bastón Jo” o “Jo-do”.

Hoy funciona en Japón la “All Japan Jo-do Federation” (Federación de Jo-do de todo Japón) , federación estrechamente unida a la “All Japan Ken-do Federation” (Federación de Ken-do de todo Japón), que engloba todas las escuelas de de Jo-do y a todas las que continúan con la tradición del Jo-jutsu. Ambas variantes del “Do” y del “Jutsu” suman alrededor de setenta estilos.

El “Aiki-jo”, el método de Jo que es estudia en esta obra, pertenece al grupo (por decirlo de alguna manera) del Jo-do, debido a que el Aiki-jo (junto al Aiki-ken y ak Tai-jutsu, del Aikido) persigue el mismo fin espiritual del Do. Con el “Aiki” se indica que este Jo es el método de Jo (Jo-do, Jo-jutsu, Keijo-jutsu, o Aiki-jo) o su escuela (Shindo, Aikikai, Daito, Yagin, Kodokan, etc), todas sus técnicas tienen una misma base técnica, la que creó el gran Muso Gonnosuke.