Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

MARUBASHI, HACIA UN DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

Marubashi significa el puente largo de la vida y es una técnica de la escuela de sable Yagyu (una de las que aprendió Morihei Ueshiba-fundador del aikido).

Consiste en que cuando el enemigo ataca con el sable, uno entra directamente en la trayectoria de su ataque, sin desviarse ni a la derecha ni a la izquierda, como si uno viese a través de su sable. En esta forma de entrada uno se expone seriamente a la muerte en el caso de portar una katana en lugar de un bokken, tal como se practica en el tatami. El trasfondo filosófico y psicológico que subyace en este tipo de enfrentamiento hace del entrenamiento una alegoría de la actitud necesaria para vivir una existencia rica, profunda y libre. En el origen de esta técnica se encuentra la consideración de que la vida es un puente largo y estrecho que atraviesa aguas turbulentas. Cuando uno se enfrenta al enemigo en medio del puente, la huida se vuelve imposible. Batirse en retirada o dudar significa la muerte. Escapar por la derecha o la izquier…

ALL JAPAN AIKIDO DEMONSTRATION

Celebrado desde 1960, este evento fue creado con la idea de difundir el aikido a una mayor escala. Originalmente se presentaba en el Yamano Hall de Tokyo, luego por muchos años paso al Hibiya Kokaido y finalmente a partir de 1977 y hasta nuestros días en el NIPPON BUDOKAN. En la actualidad se presentan diversidad de maestros de la disciplina tales como: Hayato Osawa, Tsuruzo Miyamoto, Seishiro Endo, Hiroshi Tada, entre otros, y obviamente Doshu Moriteru Ueshiba quien cierra el evento con su presentación. Aqui les dejo una pequeña muestra de las demostraciones




















ENTREVISTA A BRUCE LEE (1971)

Hace un tiempo vi esta entrevista y me parecio bien interesante ya que Bruce Lee toca aspectos importantes que todo artista marcial debe considerar, y hoy quisiera compartirla con los lectores. Disfrutenla!





ZEN A TODO INSTANTE

Los estudiantes del Zen permanecen con sus maestros por lo menos diez años antes de presumir poder enseñar a otros. Nan-in fue visitado por Tenno, quien, habiendo terminado su aprendizaje, se había vuelto maestro. Ese día era lluvioso, de modo que Tenno llevaba zuecos de madera y un paraguas. Después de saludarlo, Nan-in dijo: “Supongo que ha dejado sus zuecos de madera en el vestíbulo. Quiero saber si su paraguas esta al lado derecho o al lado izquierdo de los zuecos.” Tenno, confundido, no pudo responder al momento. Y se dio cuenta que no era capaz de practicar su Zen a todo instante. Se volvió discípulo de Nan-in, y estudio seis años más para lograr su Zen a todo instante.